Espacio salvaje - El universo

Primer artículo sobre la ambienatción, hoy vemos el universo.


El universo

Para entender la ambientación de juego se ha de entender el universo en si mismo. Información extraída, basada y modificada de la Wikipedia.
El universo es la totalidad del espacio y del tiempo, de todas las formas de la materia, la energía, el impulso, las leyes y constantes físicas que las gobiernan. Engloba todos sus eventos, anomalías, sucesos, estructuras, etc…
El universo se ha regido por las mismas leyes físicas, constantes a lo largo de su extensión e historia,es homogéneo e isotrópico ylas fuerzas dominantes en distancias cósmicas son la gravedad y la relatividad universal.
El universo a nivel básico y conocido, tiene tres dimensiones de espacio y una de tiempo, aunque experimentalmente no se pueden descartar dimensiones adicionales, algo que muchas de sus especies aseguran, derivado de conocimientos propios. El espacio-tiempo parece estar conectado de forma sencilla, el espacio tiene una curvatura media muy pequeña o incluso nula, de manera que la geometría euclidiana es como norma general, exacta en todo el universo.
La teoría más extendida dice que el universo no es estacionario, siempre está en movimiento y que este tiene un origen. El Big-Bang, describe la expansión del espacio-tiempo a partir de una singularidad espaciotemporal. El universo experimentó un rápido periodo de inflación cósmica que arrasó todas las irregularidades iniciales. A partir de entonces el universo se expandió y se convirtió en estable, más frío y menos denso. Las variaciones menores en la distribución de la masa dieron como resultado la segregación fractal en porciones, que se encuentran en el universo actual como cúmulos de galaxias.
Las observaciones astronómicas indican que el universo tiene una edad de entre 14000 y 15000 millones de años y una extensión de entre 95000 y 10000 millones de años luz.
Pero todo esto son especulaciones relativas, puesto que existen millones de especies y culturas que viven en este universo y cada una tiene sus teorías, estudios y conjeturas. Nadie tiene la verdad universal. Aquí veremos los estudios más canonizados, expresados y tal y como se estudian en las universidades terráqueas.

Parsec

Para comprender algunos de los valores que se indican en estos puntos, se tiene que hablar del parsec, la medida estándar de distancia de la galaxia. No vamos a explicar aquí la formulación o que se mide, lo que se tiene que tener claro a efectos de juego es que un parsec son 3,25 años luz, es decir la distancia que recorre la luz en un año multiplicado por 3,25.

Las galaxias

A gran escala, el universo está formado por galaxias y agrupaciones de galaxias. Las galaxias son agrupaciones masivas de estrellas, y son las estructuras más grandes en las que se organiza la materia en el universo.
Las galaxias están distribuidas por todo el universo y presentan características muy diversas, tanto en lo que respecta a su configuración como a su antigüedad. Las más pequeñas abarcan alrededor de 3000 millones de estrellas, y las galaxias de mayor tamaño pueden llegar a abarcar más de diez billones de astros. Estas últimas pueden tener un diámetro de 170000 años luz, mientras que las primeras no suelen exceder de los 6000 años luz.
Además de estrellas y sus astros asociados (planetas, asteroides, etc...), las galaxias contienen también materia interestelar, constituida por polvo y gas en una proporción que varía entre el 1% y el 20% de su masa, depende de cada una.
Se estima que el universo puede estar constituido por unos 1800000 millones de galaxias y 200000 millones de anomalías desconocidas, unas más peligrosas que otras, unas más conocidas que otras. Aunque estas cifras aumentan en ocasiones, cuando se descubren nuevas galaxias, pero se sabe que también mengua, cuando dos galaxias colisionan y se funden en una sola.

Formas de galaxias

La creciente observación, cada vez más detalladas de los distintos elementos del universo, ha hecho posible una clasificación de las galaxias por su forma. Se han establecido así cuatro tipos distintos de galaxias.

Galaxias elípticas

En forma de elipse o de esferoide, se caracterizan por carecer de una estructura interna definida y por presentar muy poca materia interestelar. Se consideran las más antiguas del universo, ya que sus estrellas son viejas y se encuentran en una fase muy avanzada de su evolución. Son un 10% de las galaxias que forman el universo.

Galaxias lenticulares

Las galaxias de este tipo fueron en su momento galaxias espirales, pero consumieron o perdieron gran parte de materia interestelar, por lo que hoy carecen de brazos espirales y solo presenta su núcleo. Aunque a veces existe cierta cantidad de materia interestelar, sobre todo polvo, que se agrupa en forma de disco alrededor de esta. Estas galaxias constituyen alrededor del 5% de las galaxias del universo.

Galaxias espirales

Están constituidas por un núcleo central y dos o más brazos en espiral, que parten del núcleo. Este se halla formado por multitud de estrellas y apenas tiene materia interestelar, mientras que en los brazos abunda la materia interestelar y hay gran cantidad de estrellas jóvenes, que son muy brillantes. Alrededor del 45% de las galaxias del universo son de este tipo, añadir a este porcentaje, las galaxias espirales barradas.
Galaxia espiral barrada
Es un subtipo de galaxia espiral, caracterizados por la presencia de una barra central de la que típicamente parten dos brazos espirales. Este tipo de galaxias constituyen una fracción importante del total de galaxias espirales. La Vía Láctea es una galaxia espiral barrada. Son aproximadamente el 30% de las galaxias que forman el universo.

Galaxias irregulares

Incluyen una gran diversidad de galaxias, cuyas configuraciones no responden a las tres formas anteriores, aunque tienen en común algunas características, como la de ser casi todas pequeñas y contener un gran porcentaje de materia interestelar. Se calcula que son irregulares alrededor del 5 % de las galaxias del universo.

El 5%

El 5% que falta al sumar la cantidad de galaxias por tipos, consiste en anomalías, algunas aún sin conocer, otras inexplicables y la gran mayoría peligrosas en si mismas.

Cúmulo estelar

Un cúmulo estelar es un grupo de estrellas atraídas entre sí por su gravedad mutua. La clasificación tradicional incluye dos tipos de cúmulos estelares, los cúmulos globulares y los cúmulos abiertos.
Los cúmulos globulares son agrupaciones densas de centenares de miles o millones de estrellas viejas (más de mil millones de años), mientras que los cúmulos abiertos contienen generalmente centenares o millares de estrellas jóvenes (menos de cien millones de años) o de edad intermedia (entre cien millones y mil millones de años). Los cúmulos abiertos son disgregados a lo largo del tiempo por su interacción gravitatoria con nubes moleculares en su movimiento por la galaxia mientras que los cúmulos globulares, más densos, son más estables frente a su disgregación (aunque, a largo plazo, también acaban siendo destruidos).
Además de las diferencias en número de estrellas (y por lo tanto, masa) y en edad entre los dos tipos tradicionales de cúmulos, también se distinguen por su metalicidad (los cúmulos abiertos son ricos en metales mientras que los globulares son pobres en ellos) y su órbita (los cúmulos abiertos pertenecen a la población del disco de una galaxia mientras que los globulares pertenecen al halo de la misma).
Por el contrario, no existen diferencias grandes entre los tamaños de los núcleos de ambos tipos de cúmulos, que en ambos casos es de unos pocos pársecs.
Algunas agrupaciones estelares nacen como cúmulos, otras como asociaciones estelares, otras como cúmulos rodeadas de asociaciones y otras en un estado limítrofe entre cúmulos y asociaciones. Todas ellas acaban disgregándose tarde o temprano. Los cúmulos globulares (los cuales cuando son jóvenes se llaman supercúmulos estelares) son los que perduran más. Sin embargo, es posible apreciar cómo algunos cúmulos globulares poseen colas de marea, esto es, rastros de estrellas que se han ido desprendiendo del cúmulo a lo largo de su historia y que presagian su dispersión final.
Ejemplo. Podemos observar cúmulos globulares que se formaron al principio de la vida de la vía láctea, pero que están integrándose en ella, mientras que otros están desapareciendo.

Asociación estelar

Se define como un cúmulo estelar caracterizado por una unión gravitacional menos intensa que la que mantiene unidos a los cúmulos abiertos y los cúmulos globulares.
Las asociaciones estelares están destinadas a separarse en un tiempo astronómico relativamente breve, del orden de unos pocos millones de años.
Existen varios tipos:
·         Asociación estelar OB: Es el tipo más conocido de asociación estelar, se caracteriza por la presencia de estrellas de los tipos espectrales O y B. Se supone que se forman a partir de un pequeño volumen, en el interior de una nube molecular gigante. Dado que la vida media de las estrellas tipo O es muy corta, estas asociaciones tienen como máximo una edad de pocos millones de años.
·         Asociación estelar T: Compuestas de jóvenes estrellas del tipo T Tauri. Estas asociaciones normalmente se encuentran cerca de la nube molecular desde la que se han formado.
·         Asociación estelar R: Se trata de una asociación estelar que ilumina a una nebulosa de reflexión cercana.

Sistemas planetarios

Cada galaxia está formada por muchos sistemas, algunos de ellos llamados planetarios y que dependiendo del tamaño de la galaxia pueden ser de entre 3000 millones de sistemas hasta 10 billones de sistemas planetarios. A esto se añaden otros sistemas que no tienen que ver con los que estamos viendo.
Estos sistemas varían enormemente entre ellas, existen con distintas estrellas, orbitando con pautas más o menos fijas, totalmente aleatorias, con rotación de sus planetas o no, con dos estrellas, etc… la variedad entre tantos billones de sistemas en tantos cientos de miles de millones de galaxias, da lugar a infinidad de opciones.
Pero lo que si está claro es que los más estables, aquellos que albergan vida (o por lo menos de forma natural) son los que cumplen unos requisitos, distancia con su estrella, presencia liquida, rotación propia y rotación de su estrella, etc…
El caso es que los sistemas planetarios forman parte de las galaxias.